IPC
45,501.28
45,601.00
DOW JONES
17,079.57
17,122.01
NASDAQ
4,557.70
4,569.62
NOTICIAS Y COMUNICADOS

Regresar

Arbol Ceiba, Guanacaste y Amate:






El arbol de Ceiba, Guanacaste y amate en la Costa de Chiapas ayudan a contrarestar en gran parte el Dióxido de Carbono existente en la Región.

 

 

Arbol Ceiba

 

Es un árbol de los países del trópico, de hoja perenne, de unos 15 metros de alto, cuyo fruto produce una fibra parecida al algodón llamada "seda vegetal" o "cadarzo". Cuando el árbol tiene de tres a cinco años produce este fruto con una cáscara frágil que contiene una fibras ligeras y blandas.

 

Estas fibra, suave y ligera, se usa para rellenar colchones, cojines, almohadas y cinturones salvavidas. Las semillas pueden usarse para piensos de animales, fabricación de aceites comestibles y como fertilizante.

La Ceiba es como era considerado un árbol sagrado entre las diferentes culturas Prehispánicas del área de Mesoamerica, tales como mayas, pipiles, nahuas, taínos (Puerto Rico), entre otros Actualmente, lo sigue siendo en la afrocubana Yoruba. También se venera en algunas las etnias amazónicas del Perú, pues se dice que allí viven ciertas deidades de la selva.

Según la cosmovisión de estos pueblos indígenas, la ceiba o Yaaxché, como le llaman en el idioma maya, el universo está estructurado de tres planos, los cuales se comunican a través de la ceiba sagrada.

Asimismo, de acuerdo a la creencia maya, son las ramas de este árbol las que permiten la apertura de los 13 cielos.

Precisamente por la importancia que este árbol representaba para el pueblo maya y otros pueblos Mesoamericanos, estos acostumbraban sembrarla en las plazas de sus ciudades. Esto se hace evidente en la antigua ciudad maya de Tikal, donde se encuentran varios ejemplares de esta especie.

 

 

Guanacaste

Árbol caducifolio muy grande y de rápido crecimiento, que puede alcanzar dimensiones gigantescas. Crece hasta cerca de los 50 metros de altura con una amplísima copa hemisférica (mas grande que la altura) y cuyo tronco puede sobrepasar los tres metros de diámetro. Las hojas son bipinadas y pequeñas de color verde brillante y que se pliegan en la noche. Sus ramas son grandes y ascendentes. La corteza es de color gris claro y casi siempre lisa con pequeñas lenticelas alargadas.


El fruto es una vaina indehiscente casi circular que semeja la forma de una oreja (de ahí el nombre de orejón) con unos 5 a 12 cm de diámetro, leñosa casi negra y brillante, de sabor dulzón que contiene de 5 a 20 semillas ovoides, duras y aplanadas.

Produce un sistema radical extenso y profundo, en ocasiones con raíces tablares que pueden llegar a ser grandes.

 

Amate

 

Esta variedad, conocida también como ámate negro, es un árbol mediano, siempre verde; alcanza una altura de 24 metros y un diámetro de más de dos metros. Su follaje verde oscuro, lustroso, forma una copa baja, extendida, que a veces desarrolla raíces aéreas de las ramas. Al cortar cualquiera de sus partes exuda un látex blanco, cuajoso y abundante. Sus hojas son semillas y alternas. Sus flores son diminutas, encerradas en receptáculos esféricos pequeños, poco visibles; el fruto es una esfera carnosa parecida al higo, de verde a morado, con puntos blancuzcos y muchas semillas diminutas por dentro. Se encuentra en las zonas cálidas de México, América Central y Panamá.

Este árbol, generoso por su sombra, es común en los potreros, donde se cobija el ganado; también se encuentra cerca de las moliendas de caña de azúcar, donde todavía se utilizan las hojas como cucharas para degustar la  miel; en los patios de las casas de campo, donde se celebran las tertulias familiares y alegres reuniones como las “atoladas”; también se yergue en las plazas de muchos pueblos.

La sombra oscura que proviene de su espeso follaje hace del ámate un árbol lleno de misterio.

El nombre de amate proviene de la palabra: nahuatl amacuahuitl,  formada por amatl: papel y cuahuitl: árbol, el amate ha existido como parte de una vegetación exuberante desde tiempos prehispanicos y era aprovechado por los pueblos mesoamericanos para fabricar papel de su corteza, donde se pintaban los codices.

Los codices fueron los “libros” de nuestros abuelos, donde guardaban gran parte de su sabiduría. Un informe de 1590, del jesuita Jose de Acosta, habla de “los Libros de Hojas” que, en 1561, Diego de Landa, obispo de Yucatán, quemo, en una hoguera, como objetos de culto al diablo. Lamentablement e, los pocos codices que se conservan se encuentran fuera de tierras mesoamericas. Cuatro de los mas conocidos de estos Manuscritos son el Codice Tro Cortesiano, conocido como Codice de Madrid; el Codice de Dresden, el Codice de Paris y el Codice Grolier.

En la actualidad, todavía se fabrica el papel de amate en poblaciones indígenas de Mexico. En lienzos con el fondo café oscuro natural, se pintan figuras de animales, especialmente aves y flores en colores muy llamativos, para luego venderlos en los lugares turisticos. Para su fabricación, los artesanos, mediante un proceso de cocción, obtienen la fibra de la corteza, la trabajan hasta obtener unas tiras largas y planas, las colocan sobre madera y las machacan con una piedra cuadrada con estrias; las fibras se ensanchan hasta juntarse, formando una capa delgada, que al secarse se despega de la tabla, lista para pintar o escribir sobre ella.



 

 

2011-07-04






coparmex Tapachula
Acerca de Coparmex Socios Noticias y Comunicados Actividades y Eventos Conoce Chiapas Otros Enlace
5a. Avenida norte 71 Entre 11 y 13 Oriente Col. centro C.P. 30700 Tapachula, Chiapas. Tels. 626.0776 - 625.0102